Vie22092017

Last update11:10:19 PM

Educa a los niños y no será necesario castigar a los hombres

Valoración del Usuario:  / 4
MaloBueno 
FelixMartinez01

Recientemente varios educadores de la Fundación Amigó hemos participado en el primer Congreso Internacional de Justicia Juvenil Restaurativa, celebrado en Ginebra (Suiza). Participamos alrededor de 950 personas de 94 países. Esta iniciativa internacional fue organizada por Terre des Homes en colaboración con el Gobierno Suizo.

Una idea generalizada en el congreso ha sido la necesidad de implantar un enfoque restaurativo en el sistema de justicia juvenil en cada país, si bien se pudo observar como existen países con fundamentos más avanzados que otros en este ámbito. Los ponentes han insistido en que las medidas privativas de libertad para niños/as, adolescentes en conflicto con la ley, deben de ser siempre el último recurso , priorizando las medidas en medio abierto, o alternativas a la reparación del daño, como Libertades Vigiladas, prestación en Beneficio a la Comunidad, mediación, conciliación entre infractor, victima, familia, comunidad etc. Varios ponentes juristas incidieron en la necesidad de hacer partícipes a la familia y comunidad en el proceso del niño y valorar la segunda oportunidad y a la vez se destacó la importancia de favorecer la responsabilidad del menor sobre sus actos desde las medidas educativas.

Un punto fuerte en el congreso ha sido la formación de los distintos profesionales involucrados en el proceso de la justicia juvenil con los menores, enfocando el tema con policías, jueces, fiscales, equipos técnicos, educadores etc.

Analizando el Congreso vivido en Ginebra con la tarea que realizamos desde el SOAM de la Fundación Amigó en Torrelavega y comarca con la ejecución de medidas en medio abierto, pienso que los principios que nos mueven desde la Pedagogía Amigoniana en su 125 aniversario, se corresponde con la idea de Justicia restaurativa juvenil. " La Pedagogía Amigoniana trabaja mediante un enfoque integral, entendiendo al niño/a adolescente, como una persona en desarrollo y por tanto en continuo cambio, que necesita una atención individualizada, flexible y adaptada a sus necesidades". De igual manera es necesario trabajar con el menor la responsabilidad en su proceso de desarrollo.

En la mayoría de los ponentes se ha repetido la idea de que los niños no pueden ser tratados como adultos en los temas jurídicos, se encuentran en fase de desarrollo y por tanto su responsabilidad se ve limitada, incidiendo de una manera constante en la educación y la prevención. Cuando hablamos de justicia juvenil en menores es importante no solo analizar el delito, sino tener en cuenta a la persona. La justicia restaurativa se establece como principio para proteger al niño.

Un tema tratado y debatido en el Congreso ha sido la edad penal oscilando según países desde los 10 años hasta los 18. Concretándose como los menores de 14 años privados de libertad tienen secuelas en su salud mental.

Es necesario fomentar la prevención, realizándose en la familia, escuela, comunidad, haciendo hincapié en los grupos más vulnerables, atendiendo el fracaso escolar, ofreciendo más medios formativos ocupacionales etc.

Termino con una frase de Pitágoras que da título a este artículo, "Educa a los niños y no será necesario castigar a los hombres".