Jue17082017

Last update10:53:12 PM

100 días de "moratoria" en la comarca del Besaya

Valoración del Usuario:  / 8
MaloBueno 
UGTCecilia03

La costumbre política en nuestro país establece un período de gracia de 100 días para aquellos gobiernos que salen de las urnas cada cuatro años en consideración al necesario período de transición entre los equipos salientes y los recién llegados. La "moratoria", no obstante, no nos impide a quienes representamos las organizaciones en las que se articula la sociedad aprovechar ese tiempo para recordar en reuniones o cualquier otro medio cuales son las expectativas que nos suscita ese cambio de responsables políticos en las instituciones.

No es una novedad cuáles son los planteamientos que la UGT ha defendido para la Comarca del Besaya con el objetivo de salir de la crisis pero no está demás hacer un ejercicio de reflexión sobre aquellos aspectos en los se cimenta nuestra propuesta y que fue presentada a los candidatos que visitaron nuestra sede durante la pasada campaña electoral.

 

Las características especiales que concurren en la Comarca, por su peso específico en la Comunidad de Cantabria y por las consecuencias de la crisis económica que se viene padeciendo desde el 2008, a nuestro entender, obligan a la elaboración de un Plan específico para impulsar su desarrollo de tal modo que sea posible la recuperación del liderazgo económico que la cuenca del Besaya que siempre tuvo en términos autonómicos.

Se trataría con ello de dar una respuesta global a los problemas singulares de la Comarca, sin menoscabo de que sus habitantes o sus ayuntamientos siguieran participando en pie de igualdad en las políticas que, con carácter general, sean establecidas para toda la región.

El Plan tendría una duración determinada en años y sería la consecuencia de un acuerdo con los agentes económicos y sociales más representativos, sobre la base de un documento de propuestas consensuado por todos, creándose una Comisión de Seguimiento que permitiera la evaluación continua de las actuaciones que se desarrollasen para así poder introducir modificaciones necesarias o nuevas propuestas.

En primer lugar, correspondería delimitar geográficamente la Comarca estableciendo los municipios que comprende, desde el convencimiento de la importante interrelación económica y social que la ciudad de Torrelavega mantiene con ellos. Esta definición de Comarca debiera contar con forma jurídica (Estatuto de Comarca) para que facilitase las distintas actuaciones que necesiten de gestiones administrativas.

Teniendo claro que, desde el punto de vista económico, la industria es el sector que tiene más peso y que más habría que potenciar, el proyecto habría que tener en cuenta que los sectores no son "compartimentos estanco" y que necesitan unos de otros para desarrollarse. Y que, por tanto, se trataría de crear las condiciones para el establecimiento de una trama de tejido en el que se produjera un crecimiento económico sostenido y simultáneo en todos ellos: industria, industria auxiliar, comercio, logística, etc.

La comarca es rica y variada en recursos y por tanto el Plan debiera, además, recoger actuaciones para todos ellos, prestando un especial interés a aquellos para los que presenta mejores condiciones de partida.

Este planteamiento supondría que el Plan debiera de ser asumido por todos los Ayuntamientos que integran la Comarca pero, también, por el Gobierno de Cantabria en su totalidad. Y en este orden de cuestiones, habría de recoger todas las actuaciones que las distintas Consejerías estén desarrollando o pensando en desarrollar en el territorio. Así estaríamos hablando de la definición de un Plan Global a corto y medio plazo.

Como punto de partida, además, sería necesario promover un consenso con el Gobierno Regional para que traslade al Gobierno de España la declaración de Zona De Preferente Reactivación Económica como herramienta que reforzara las políticas de empleo e inversión productiva y permitiera la entrada de fondos especiales.

Entendemos que solo desde la actuación conjunta de Ayuntamientos, Gobierno Regional y agentes sociales se conseguiría dar el impulso que se necesita para alcanzar tan ambicioso objetivo.