Vie18082017

Last update03:44:14 PM

Pasaron las elecciones municipales y autonómicas. ¿Y ahora qué?

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
CCOOGuillermo

Ante el resultado final de las últimas elecciones mi valoración no es tan alegre como pretenden hacernos ver algunas formaciones.

Para nada se cumplieron las encuestas que barajaban los distintos medios donde parecía que los partidos emergentes serian los más votados y la realidad es que a no ser las candidaturas de confluencia formada por distintos partidos y coaliciones el resto se quedaron con la miel en los labios.

Parece ser, por las declaraciones que leemos los últimos días, que no quieren admitir su poco crecimiento con respecto a las expectativas que tenían. Se permiten el lujo de despreciar la mano de los que entienden que una candidatura de confluencia sería la mejor opción cara a las generales.

Creo que tienen que analizar los resultados y pensar que si verdaderamente quieren cambiar las políticas actuales la mejor solución es una candidatura de conjunta de todas las fuerzas de la Izquierda, capaz de acabar con la lacra del bipartidismo, que sea lo más fuerte y plural, que dejen a parte sus arrogancias y dedique todo su esfuerzo para lograr ese cambio tan esperado por una gran parte de esta sociedad castigada por la precariedad laboral, y la exclusión social. No necesariamente se tiene que prescindir de sus siglas, se llame como se llame

Que comiencen por exigir una ley de responsabilidad bancaria seria y no con medias tintas, pidiendo al Ministerio de la Vivienda que se paren los desahucios, paralizando las ejecuciones hipotecarias marcando un antes y un después en las políticas de vivienda. En este país hay gente que vive a oscuras, que no pueden encender la luz porque tenemos un gobierno que se arrodilla ante las eléctricas (para pillar puesto) y le impone un impuesto al sol paralizando las energías alternativas que pueden ser una gran fuente de creación de empleo.

Los ciudadanos/as, los jóvenes no tienen futuro en España. La gente se va a fuera del país porque el bipartidismo arrancó nuestras industrias y creo desiertos de ladrillo. El señor Rajoy, está arrasando con todas las conquistas que se lograron desde el final de la dictadura y está vendiendo el país a sus amigotes.

La brecha salarial entre hombres y mujeres se ha agravado, es el resultado de una peor inserción de la mujer en el mercado laboral, es decir, la desigualdad laboral se traduce en desigualdad salarial. La menor renta salarial conlleva a su vez una menor protección social de las mujeres que se refleja en una menor prestación de desempleo y una menor pensión, ya que al cotizar menos también cobrarán menos por estas contingencias, contribuyendo así a una feminización de la pobreza.

La única manera de eliminar la vergonzante brecha salarial pasa por eliminar la precariedad laboral instalada de manera constante en el empleo de las mujeres. Empleos de calidad, ausencia de discriminación en las empresas y servicios, requisitos exigidos para su eliminación, acciones que deben basarse en el Dialogo social y en la negociación colectiva en las empresas si verdaderamente hay un compromiso cierto de erradicación. Lo demás serán cuentos y no cuentas. El empleo de calidad a través de la contratación indefinida, y el inicio de una senda de crecimiento y recuperación del poder adquisitivo de los salarios, son nuestros objetivos sindicales y en este sentido queremos que se conviertan en el eje vertebrador de la negociación de todos los convenios.

Ante la falta de expectativas laborales de nuestros jóvenes, abocados a la emigración, instamos al Gobierno a poner en marcha con urgencia el Plan de Garantía Juvenil, los jóvenes españoles que logran incorporarse al mercado de trabajo lo hacen en condiciones de extrema precariedad, mediante contrataciones temporales con muy bajos salarios y casi siempre en empleos por debajo de su cualificación. Están desmantelando los servicios públicos, sanidad, educación. Aprobación de la ley mordaza y el endurecimiento del Código Penal.

España necesita un Gobierno que esté a la altura del momento histórico que vivimos y está claro que no es el actual. Tiene que ser un gobierno por el pueblo y para el pueblo. Este gobierno que estamos demandando una gran parte de la sociedad, que sea capaz de enfrentar la penosa situación laboral en que nos metió el actual, capaz de derogar la reforma laboral que prácticamente elimino todos los derechos de lo/as trabajadore/as, que el poco empleo que se crea es precario y por lo tanto es más necesario que nunca dar un cambio total de las políticas actuales.

En resumen que se pongan a trabajar por crear esa formación de Izquierda que sea capaz de ilusionar a las clases más desfavorecidas.