Mié13122017

Last update11:47:24 PM

Rotondas

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 
LucioTeran

-Señor, es usted obscenamente brillante.

-Bueno, no creas, Lucio.

-Rotondas… Magnífico.

-Fue una cuestión de cálculo. Imagine. Un cruce cualquiera, diez metros de diámetro, esto es, de extremo a extremo. Si un coche quiere continuar por la misma calle, recorrerá aproximadamente 15 metros; esto es, 5 metros de más que en línea recta. Si quiere ir hacia la izquierda de la otra calle de la intersección, recorrerá algo menos de 22 metros. Y, si quiere seguir su ruta por la misma calle en sentido contrario recorrerá cerca de 30 metros.

-Pero, si quiere tomar la otra calle por la derecha, solo recorrerá 5 metros.

-Cierto. Pero de cuatro opciones que tiene una rotonda estándar, tres suponen recorridos más largo que los propios de un cruce con semáforos.

-Bravo.

-El beneficio de las rotondas se reparte a tres bandas: los constructores de obra pública, las rotondas;  los dueños de gasolineras, el aumento de consumo de carburantes; y yo las comisiones que me llevo de ambos gremios.

-Desde luego, y su cálculo es tan prodigioso como discreto.

-La clave  es partir de cantidades minúsculas. Pensemos en un coche con motor de gasolina. Las pruebas del viejo Eneas fueron concluyentes. Una conducción suave por Ciudad Crujiente supone un consumo de 7,5 litros cada cien kilómetros. Sufrir cinco rotondas… Rodear, rodear cinco rotondas dos veces un día de tráfico fluido supone un aumento de 0,5 litros o de 1 litro en un día con día con tráfico denso.

-Con un precio medio en la ciudad de 1,24 € en litro de gasolina súper 95, cuesta 62 € llenar un depósito con una capacidad de 50 litros. Si esos litros suponen el consumo medio al mes de ese coche, en 30 días recorre 666 kilómetros. Con un aumento de medio litro (0,62 €) cada 100 kilómetros, nuestro conductor de ejemplo necesitará 56,61 litros al mes para recorrer los hipotéticos 666 kilómetros mensuales; en otras palabras, gastará no ya los mencionados 62 €, sino 70,196 €.

-Me he perdido.

-Es sencillo. El conductor medio gastará 8,196 euros más al mes. 98,352 € al año. Si en Torrelavega estimamos, por lo bajo, que hay cerca de 30.000 vehículos utilitarios (y así compensamos el menor consumo de los motores diesel), eso supone una plusvalía inesperada de 2.950.560 € por el mayor consumo de combustible que despachan las gasolineras. Yo, como ideólogo de la P.E.L.A.

-¿Eiihm? 

-Planificación Económica Local Automovilística. Bien, decía que yo me quedo con 1.100.000 €, y dono 100.000 € a la Biblioteca Municipal y a diversas organizaciones benéficas locales. Las gasolineras y las empresas de obra pública se reparten los restantes 1.850.560 €.

-Bravo, bravo, señor. Me postro a sus pies. Es usted pérfidamente… No, no puedo con los eufemismos. Es usted un miserable genial: un hombre público, representante del pueblo, benefactor. ¡Inmejorable!

-Bueno, bueno. No me abrume con tanto halago. Halago bien merecido, por otro lado, lo sé. Yo prefiero verme como dinamizador de las actividades empresariales locales. ¿Sabe usted?

-Pero le veo un fallo a su plan. A más consumo de gasolina, mayor contaminación por el dióxido de carbono que emiten los coches.

-Oh, no crea. ¿Se ha dado cuenta de tooooooodas las calles que se han peatonalizado en los últimos veinticinco años? Toooooooodas ha sido diseñadas para zonas en las que no se podía calzar rotondas.

-Y todo se equilibra…

-Y las peatonalizaciones me han dejado mis pellizcos, no se crea. Adoro mi ciudad; cualquier cosa que yo pueda hacer, será hecha por mí sin esperar nada a cambio: ya lo cojo yo en la cantidad que estime oportuna.

-Un razonamiento impecable.

-Acérquese, Lucio. Deje de adularme. Sabe que no le voy subir el sueldo. Ni siquiera le voy a dar de alta en la Seguridad Social este mes. Aún no, todo llegará. Siéntese en esa silla de madera de los bosques de Idaho, tallada a mano; en el borde, no sea que la raye con los botones de los bolsillos traseros del pantalón. Mire este hermoso atardecer. ¿Un vaso de agua?

-Sí, gracias.

-Del grifo, el agua en nuestra ciudad está limpísima. ¿Le he contado alguna vez mi primera fortuna con una empresa suministradora de cloro para agua potable?