Lun26062017

Last update01:35:26 PM

El territorio municipal en disputa

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 
TribunaMapa


El territorio municipal de Torrelavega, nunca ha estado más inactivo y más en disputa. Tristemente, los vecinos de Torrelavega, por ahora, asistimos a esa lucha como meros espectadores. ¿Qué está pasando en el espacio municipal?

MIESES PRODUCTIVAS DE LA CIUDAD

La voracidad especulativa sigue dominando la jugada, contando como cuenta, con sus peones dentro del Ayuntamiento. De sobra han demostrado que su único objetivo es el control del suelo: les da igual que sea un centro de emprendedores, un polígono industrial, un parque tecnológico o un nuevo desarrollo de viviendas. Ellos ganan con el movimiento, la construcción, el acaparamiento del suelo y las estrategias para auto subvencionárselo. Su próxima víctima, 500.000 m2 de suelo fértil en el sur del municipio. Sin la oposición de las vecinas y vecinos, lo tienen todo para triunfar: un terreno muy segmentado y poco definido, una falsa promesa de prosperidad y empleo, un instrumento de planeamiento territorial a medida para la especulación y fuerza institucional suficiente tanto a nivel municipal como autonómica, ya que junto a los respectivos equipos de gobierno, la principal oposición aprueba estas tácticas invasivas. Además, cuentan con su capacidad para introducir mensajes a través de comunicados y publirreportajes que introducen con periodicidad en los principales medios de comunicación.

La Asamblea en Defensa de Las Excavadas está demostrando una organización y capacidad de movilización admirable, ha desenmascarado cada falso comunicado que ha sacado el gobierno municipal, día a día suma apoyos a la lucha contra este robo, no solo a sus propietarios, sino al futuro de la ciudad, y muestran capacidad de resistencia suficiente para dar la batalla a largo plazo. La gran virtud de la Asamblea de las Excavadas es que no es solo un colectivo de resistencia, presentan una clara vocación propositiva, y han mostrado más de una vez el camino a seguir: han puesto el foco de atención en los terrenos industriales infrautilizados y han esbozado alternativas para combatir la decadencia industrial de la ciudad, con propuestas adaptadas a los nuevos paradigmas de la sociedad.
El futuro de las ciudades pasa por desarrollar sistemas alimentarios sostenibles, inclusivos, resilientes y diversificados, preservando la biodiversidad y adaptándose a los inminentes efectos del cambio climático. Esto, que desde colectivos de ciudades en transición a lo largo del planeta, se viene trabajando desde hace varios años, lo han asumido ya las principales ciudades del mundo con la firma del Pacto de Milán, el primer protocolo internacional en materia alimentaria que se realiza a nivel municipal, el cual, entre muchas otras premisas expone:
"Las empresas agrícolas familiares y los pequeños productores de alimentos, (en particular las mujeres productoras en diferentes países) juegan un papel fundamental en el abastecimiento de alimentos en las ciudades y los territorios colindantes, contribuyendo a preservar sistemas alimentarios resilientes, justos y culturalmente adecuados".

Aquí, parece que nos negamos a admitir que la protección social y sanitaria, la planificación del uso del territorio, los transportes y el comercio, la soberanía alimentaria y el sector energético están estrechamente relacionados.

Cuando otras ciudades se encuentran en una difícil situación en relación a sus recursos, Torrelavega tiene un tesoro verde entre el río Besaya y la sierra del Dobra. Si lo protegemos y respetamos dejaremos una gran herencia a las futuras generaciones, pero protegerlo y respetarlo no implica dejarlo improductivo, ya tenemos pequeñas empresas agrícolas familiares aquí, trabajando y respetando el territorio, y muchas más que puede haber. Este modelo tiene una capacidad mucho mayor de generación de empleo, y no empleo a cualquier precio, empleo con respecto a nuestro medioambiente, empleo que no hipoteque el futuro de la ciudad.

POLÍGONO INDUSTRIAL TANOS-VIERNOLES

Constituido hace más de 10 años como PSIR, aún se encuentra pendiente de desarrollo, al igual que el parque empresarial Besaya, situado a tan solo 8 km de distancia. Pese a la constante propaganda presentada, la total ocupación de estos espacios está muy lejos, tanto, que SICAN está reparcelando las parcelas más grandes porque no esperan se vendan a corto plazo. Por otro lado, las parcelas más pequeñas se encuentran a medio desarrollo y en algunos casos con ocupaciones contrarias a lo que un polígono industrial debería ser, replicando errores similares a los del centro urbano.

TERRENOS INDUSTRIALES DE SNIACE

Frente a las prisas por acaparar las mieses más productivos y con más futuro para la ciudad, en los terrenos de SNIACE, la situación es la contraria. Parte de la ciudadanía sigue luchando, cada vez con menos esperanzas, por recuperar su grandeza industrial, algo que nunca pasará. Parece que Torrelavega se negase a afrontar su futuro postindustrial. El continuo desmantelamiento de la comarca culminará, más pronto que tarde, con el cierre definitivo de la que fue la principal industria de la ciudad. El inmovilismo nunca fue una solución haya donde se utilizó y Torrelavega no va a ser diferente.

Es totalmente necesario que afrontemos con valentía el futuro de estos terrenos con tanto valor. SNIACE se asentó ahí no por casualidad: el abastecimiento de agua está garantizado por su cercanía al río y las comunicaciones son inmejorables: la zona se encuentra en la intersección del eje que comunica con Santander y con la meseta y el eje cantábrico.

SNIACE, al igual que la gran industria en otros territorios, pese a su continua destrucción de empleo y los daños generados al medioambiente, se ha visto beneficiada por innumerables beneficios económicos y administrativos, no deberíamos tener miedo en poner la mirada en los terrenos que ocupa actualmente.

Los ejes de comunicación mencionados, presentan además la ventaja de que independizan urbanísticamente la zona industrial del núcleo urbano. Además se trata de una zona ya desarrollada y fácilmente recuperable, añadiendo valores de futuro para la ciudad: la descontaminación del área y su revalorización son el primer impulso para desarrollar en ella nuevos sectores productivos de la nueva era basada en el desarrollo medioambiental y la recuperación de la ribera del Besaya como el principal corredor natural de la ciudad.
Pero aquí, la falta de previsión y las ansias por conseguir réditos políticos, también nos está llevando a un camino sin salida. Nuestra desesperación por salir de esta situación tan complicada es tal, que los políticos se atreven a presentar la implantación de negocios de comida rápida o macro comercios, como éxitos políticos. Vaciar los centros urbanos fue un error cometido por las ciudades estadounidenses, hoy, estas pequeñas y medianas ciudades, sufren las consecuencias de la deslocalización y destrucción total del tejido social y comercial local.

CENTRO LOGÍSTICO EN LA HILERA

Quiero insistir de nuevo, que el desgobierno actual es tal, que pese a contar con el parque científico y tecnológico de Santander, el parque empresarial Besaya, el P.I.Tanos-Viérnoles, AEIP Marina-Medio Cudeyo..., a menos de la mitad de su capacidad, SICAN sigue presentando la herramienta del PSIR como única solución a los problemas de empleo de la comunidad.

La iniciativa autonómica que parece más fuerza toma, es el desarrollo de un gran centro logístico entre el polígono de La Pasiega en Piélagos y la estación logística de La Hilera en Torrelavega. Otras 300 ha a sumar a estos terrenos con legislación supramunicipal y por tanto fuera del control de los principales implicados.

Pese a tener toda la pinta de ser otra iniciativa más, poco planificada, posiblemente un centro logístico en la Hilera sea una buena medida para el futuro de la comarca del Besaya. Viene siendo necesario una optimización de los transportes de mercancías a nivel del corredor cantábrico y Torrelavega tiene una situación estratégica, no solo en el eje norte, también en la conexión con la meseta. Una estación logística en esta zona, no solo beneficiaría al municipio, beneficiaria también muy positivamente al puerto de Santander.

Pero esto no puede ser tratado como un polígono industrial más, requiere de una reorganización territorial y de comunicaciones muy importante. Si bien, el transporte por carretera en el corredor cantábrico se ha visto favorecido por la conclusión de la A-8 entre Torrelavega y Solares, la mejora del sistema ferroviario es imprescindible para un funcionamiento eficiente de las mercancías.
La situación del transporte ferroviario de pasajeros y algún otro aspecto relacionado, lo dejo para hablar en otra entrada relacionada con el núcleo urbano, así piso también la poza del famoso soterramiento.
Las áreas mencionadas, son las más obvias, pero de cara al futuro, tendrán mucho que aportar y mejorar en dotaciones, nuestros pueblos de la periferia: Viérnoles, La Montaña, Ganzo-Dualez, Torres y la mina... presentan un gran potencial de cara a un desarrollo planificado de la periferia torrelaveguense.

Nota final: Añadir por último, que estas tensiones en el territorio se está teniendo a las puertas de la aprobación de un más que esperado PGOU, al cual, antes de salir, el gobierno autonómico, a solicitud del consistorio municipal, le quiere hurtar 1.000.000 de m2, con la aprobación de dos PSIR en la ciudad, que quedarán fuera de la soberanía municipal.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar