Lun26062017

Last update01:35:26 PM

Las elecciones europeas en Torrelavega

Valoración del Usuario:  / 13
MaloBueno 
LuisBenito02

¿Quién dijo que las elecciones europeas no eran importantes y que no tenían transcendencia alguna? Es verdad que los españoles somos perezosos a la hora de acudir a las urnas para votar al parlamento europeo. No vemos en estos comicios una solución a nuestros problemas. No lo digo yo. Lo dice la alta abstención entre los electores que decidieron ese día no emitir el voto.

Pero estas elecciones han sido diferentes. Fuera de España vemos con estupor el resurgimiento de la extrema derecha xenófoba y fascista. Da pánico que los postulados de Le Pen lleguen al parlamento europeo y sean escuchados como han sido escuchados por un gran número de franceses.

En España, los comicios, han generado un terremoto político. Por un lado, lo más llamativo ha sido la entrada triunfal de PODEMOS como alternativa popular de izquierda a cualquier institución. Ahora con las europeas y después, en un futuro, no se sabe si podrán llegar a más cuota de poder. Por otro lado, está la caída del bipartidismo. Más que caída, hecatombe. Ni los más agoreros de los grandes partidos esperaban este jarro de agua fría.

 

Y donde tienen muchas lecturas y un gran análisis político estas elecciones, es en Torrelavega. Hay que hacer ingeniería para imaginar el futuro político de la ciudad. El Ayuntamiento puede quedar tan fraccionado que las conjeturas que se hagan se disolverán como un azucarillo en un café.

En primer lugar, el gran vencedor y el único que ha irrumpido con fuerza, como en el resto de toda España es PODEMOS (2.260 votos). Su aparición meteórica encabezada por miembros de la PAH y de Izquierda Anticapitalista ha sido espectacular. Estos grupos vienen desarrollando un papel relevante en los desahucios con las familias de la comarca, donde han estado en las batallas con los bancos, allí donde estos desalojaban a los más desfavorecidos. Y con la aparición de PODEMOS han sabido rentabilizar políticamente sus reivindicaciones en un partido, al parecer porque hasta ahora no se veían representados por ninguno.

El resto de partidos de Torrelavega tienen que hacer un autoanálisis muy en serio. En primer lugar, Izquierda Unida. En principio tenían que estar contentos por su número de votos (2.342), pero han visto cómo PODEMOS, sin poner ni siquiera el intermitente, le ha adelantado por la izquierda y le ha "robado" un gran puñado de votos. Entre los dos han sacado casi 5.000, una cantidad que si sólo hubiera sido para IU sería una entrada fulminante en las próximas elecciones municipales. Desde mi punto de vista, Izquierda Unida, aun multiplicando por cuatro sus resultados con respecto a las anteriores europeas, es uno de los perdedores en cuanto a la intención de voto de los torrelaveguenses.

Otros que deberían mirar de reojo a las elecciones, aunque no hayan tenido resultados, son ACPT y el futuro partido político (si así lo decide) de Blanca Rosa Gómez Morante. Los primeros porque ven peligrar su futura presencia en el Ayuntamiento, ven que el voto de izquierdas que ellos persiguen se va hacia el lado de PODEMOS e IU. Mucho tienen que trabajar en este año si quieren sacar algún concejal. Incluso ya se ve algún miembro de esta formación poniendo ojitos a otros grupos.

Por otro lado Blanca, que contaba con que el voto descontento del PSOE se iría con ella, ahora ve como la tarta hay que repartirla con más comensales, y que tienen además una hambruna de poder terrible. Así que tiene que trabajar mucho y muy fuerte si quiere entrar a formar parte de las formaciones políticas que gobierne Torrelavega los próximos años. Lo tiene difícil y va a depender más de otros factores que los que pueda aportar ella.

Hay que tener en cuenta a dos partidos que sin hacer mucho ruido han sacado unos resultados dignos. UPYD (1.478 votos) y Ciudadanos (579 votos) son formaciones que buscando un buen cabeza de lista no hay que menospreciarlos. Difícil lo tienen -como Blanca-, pero no imposible.

Y para el final he dejado al bipartidismo derrotado. Los dos, PSOE Y PP han obtenido la mitad de los votos de las pasadas europeas. En el caso del PP, que parecía que había cogido fuerza en las anteriores elecciones, hemos visto que el desgaste que sufrió Ilde Calderón les puede pasar factura, porque ni la colocación de una torrelaveguense en las listas ha movilizado a sus electores. Quizá sea un espejismo aquel triunfo de hace tres años y las movilizaciones de este último año y medio hayan demostrado que Torrelavega es de izquierda.

En cuanto al PSOE, quizá habría que recordarle a su secretaria general y alcaldesa aquella frase que dijo Felipe González tras las elecciones al congreso de 1993: "He entendido el mensaje". Yo creo que no han entendido nada. El fustigamiento continuo del PSOE no les deja ver la realidad. Juegan al tres en raya, cuando esto se trata de una partida de ajedrez al más puro estilo Unión Soviética, donde las piezas claves son los peones y sin estos, sin los caballos, las torres y los alfiles, la reina está acabada. Si el partido socialista no se abre a sus militantes, pasara a ser ya no la segunda fuerza política en el ayuntamiento, sino que acabara siendo un partido residual.

Ante todo esto nos quedan varias variantes y algunas preguntas: ¿PODEMOS, podrá? ¿Se animará Blanca a formar partido? ¿ACPT, IU y PODEMOS se entenderán? ¿El PP podrá ganar a tanta izquierda? ¿El PSOE podrá recuperar su imagen? Ya veremos...

Y ante toda esta vorágine, el PRC viendo los toros desde la barrera y a pescar en río revuelto. Lo dicho, ya veremos. Queda menos de un año.