Jue17082017

Last update10:53:12 PM

Torrelavega también es Gamonal

Valoración del Usuario:  / 5
MaloBueno 

Dice una canción de los años 80 lo siguiente: "Queridos amiguitos, en este mundo todo está bajo control... ¿todo? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles galos
resiste ahora y siempre al invasor con una poción mágica
que los hace invencibles: el cerebro".

Viendo los acontecimientos que ha sucedido estos días en Gamonal, me he acordado de esta vieja canción. Una canción que describe perfectamente el sentimiento, la raza y el orgullo de una sociedad a la que parece que se ha menospreciado en numerosas ocasiones, pero una sociedad que piensa y es inteligente.

 

Nos pueden recortar la Sanidad, la Educación, los Derechos Laborales, la Justicia. Nos pueden impedir abortar, salir a la calle, etc...pero no olvidan que el cerebro no nos lo pueden quitar. Y es por ello, que aunque no quieran, pensamos, y cuando el vaso rebosa, explotamos.

Y es eso, precisamente lo que ha ocurrido en Gamonal. Un barrio del tamaño y la idiosincrasia de Torrelavega. Un barrio donde se ha encendido la mecha de la lucha. Donde unos vecinos se han revelado ante la dictadura de un alcalde, bajo el respaldo de unas urnas, eso sí, pero con la espada de Damocles de un constructor.

Los vecinos de Gamonal han quitado el miedo, y cuando los ciudadanos quitan el miedo, el poder tiembla. Tiembla porque no les gusta que nos organicemos. Uno a uno somos débiles pero cuando nos organizamos, somos fuertes. Es por ello que un pedacito de nuestro corazón y unas gotas de nuestra poción mágica estaba con ellos.

La sociedad hemos observado con atención como unos vecinos se unían por una causa. Una causa que quizá no sea la más importante para el resto de españoles, porque la construcción del bulevar les incumbe a ellos única y exclusivamente. Pero esa causa bien podría haber sido otra. Y eso nos atañe a todos. Porque cuando entonan el "sí se puede", lo recogemos y lo hacemos nuestro, porque con las movilizaciones, luchas, manifestaciones, huelgas, etc... sí que podemos cambiar la sociedad.

Y lo que ha sucedido en Gamonal, bien podía haber sucedido en Torrelavega. Con datos de paro desorbitados, con numerosos desahucios entre nuestros vecinos, con políticos viviendo a espaldas de la realidad... la similitud entre las dos ciudades es evidente. Porque mientras en Burgos luchaban contra un alcalde tozudo, en Torrelavega luchábamos contra gigantes económicos como SNIACE, Konecta y Banco Santander y el resto de bancos, que mientras hace años te salían a buscar a la calle para ofrecer hipotecas basura, ahora nos echan de nuestras casas como eso, como autentica basura. Sin olvidar que nosotros también teníamos nuestro alcalde tozudo y un Presidente Regional que de nuestra poción mágica no ha probado ni gota.

Pero la pregunta que nos hacemos todos es qué ha faltado en Torrelavega para que no ocurriera lo mismo. Para que toda la ciudad saliese a la calle. Para que la estaca del desempleo, los recortes, los desahucios no nos siguiera golpeando. La respuesta es: solidaridad y unión. Porque mientras en Gamonal eran solidarios unos con otros, en Torrelavega no. Si los trabajadores se movilizan, se les mira con cierto desprecio. Si cortan el donuts nos molesta porque pierdo el tiempo. Si acuden a un pleno se les llaman bolivarianos y batasunos. Eso cala, y cala en cierta gente cuyo único afán es dividir. Divide y vencerás. Una máxima de la derecha conservadora y empresarial que nos ha tocado vivir como ya se vivió hace más de 40 años. Porque cuando uno piensa que esa no es su batalla, a la vuelta de la esquina, se puede convertir en su guerra. Y las guerras nos repercuten a todos.

La victoria de Gamonal es algo más que la paralización de unas obras. Es una victoria del pueblo. Es una victoria de unos vecinos que han luchado por lo injusto. Y eso es precisamente lo que queremos para Torrelavega. Que la lucha tenga su final feliz. Aunque los compañeros y compañeras de Konecta hayan perdido su batalla, la guerra sigue. Y hay que luchar por nuestros amigos, familiares, compañeros. Hay que estar unidos y pelear. Pelear con nuestras armas que no son otras que nuestras voces. Porque todos debemos y tenemos que gritar al unísono ¡¡¡¡SÍ SE PUEDE!!!!