Jue29062017

Last update11:56:04 PM

Un acuerdo ilegal e inmoral

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
CCOOGuillermo

El preacuerdo adoptado el 7 de marzo por el Consejo Europeo con Turquía evidencia la absoluta insensibilidad de la UE y los Estados miembros ante la crisis humanitaria de los refugiados, que arriesgan su vida huyendo de la guerra. Trata a los refugiados como moneda de cambio en la negociación de la adhesión de Turquía a la UE y da vía libre a las devoluciones sumarias en caliente. Con este acuerdo, el proyecto de construcción europea muestra de nuevo su deterioro al trasladar la crisis humanitaria fuera de sus fronteras, abandonando los valores y los principios que configuran Europa como un espacio común de libertad, seguridad y justicia, fundada sobre los valores de la dignidad humana, la libertad, la igualdad y la solidaridad a los que se refiere el Preámbulo de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, la Carta Internacional de los Derechos Humanos y convierte en papel mojado el Derecho de Asilo y la Convención de Ginebra para los refugiados.

Un acuerdo que se suma a múltiples decisiones que han ido minando los valores fundacionales de la Unión Europa y que ha incumplido sistemáticamente la legislación vigente en materia de derechos humanos. La UE, además de incumplir la legalidad internacional, elude su responsabilidad de dar respuesta a los miles de refugiados que se agolpan en su territorio y en sus fronteras mediante un acuerdo con Turquía para deportar a ese país a todos los inmigrantes, demandantes de asilo que lleguen a la UE a través de este país, a cambio de que los Estados miembros reasienten al mismo número de refugiados asentados en territorio turco.

Los refugiados son seres humanos que huyen de la guerra y buscan la protección internacional. Hacer de ellos una mercancía para el intercambio económico, es inhumano y no dará lugar a una respuesta más humanitaria: "Turquía es un país muchas veces condenado por no respetar los derechos humanos, atacar la libertad de expresión, no respetar los derechos del pueblo kurdo y que está devolviendo a refugiados de nuevo Siria" cuando llegan huyendo del horror de la guerra en su país.

La Comisión Ejecutiva Confederal de CCOO aprobó el día 8 de marzo una Resolución ante el acuerdo de los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE y el Gobierno Turco sobre los refugiados en la que, entre cuestiones, planteaba que la UE ha "comprado" las devoluciones a Turquía por 3.000 millones de euros por los costes de gestión y otros 3.000 millones adicionales en 2018, sin ningún mecanismo de control del destino del presupuesto; además de la eliminación del requisito de visado para los ciudadanos turcos en Europa a partir de junio de 2016 y la agilización de la entrada de Turquía a la UE. Obviando que el Gobierno de Erdogan se aleja paulatina y alarmantemente de las prácticas democráticas, violando de forma sistemática los derechos humanos. Desde Comisiones Obreras convocamos el pasado día 16 de marzo conjuntamente con otros sindicatos, así como con las fuerzas políticas y sociales) concentraciones de repulsa al acuerdo en 52 ciudades de España, manifestando nuestro más absoluto rechazo a la gestión de la UE y de sus Estados miembros de la crisis humanitaria de los refugiados en Europa.

Igualmente, CCOO se dirigirá de nuevo a la CES para que lidere una movilización sindical a nivel europeo, al mismo tiempo que emplazará a las fuerzas políticas y a las organizaciones sociales para organizar movilizaciones de la ciudadanía para denunciar la actitud de gobiernos e instituciones europeas y para exigir medidas urgentes ante la mayor crisis humanitaria a la que se ha enfrentado Europa, al mismo tiempo que emplazará a las fuerzas políticas y a las organizaciones sociales para organizar movilizaciones de la ciudadanía para denunciar la actitud de gobiernos e instituciones europeas y para exigir medidas urgentes ante la mayor crisis humanitaria a la que se ha enfrentado Europa.

Es inmoral y vergonzoso mantener a los refugiados en campamentos inhumanos, sin ninguna perspectiva, y no debería haber ningún intercambio que mantenga a los refugiados fuera de la Unión Europea y la aceleración de las negociaciones de adhesión de Turquía. Este acuerdo además no resuelve ningún problema con las mafias que trafican con los refugiados, sino que, al contrario, provocará la apertura de otras vías más peligrosas y costosas para los refugiados devueltos que pretendan llegar a países de la Unión Europea o bien el confinamiento de otros muchos en campamentos inhumanos sin ninguna perspectiva de futuro. Asimismo, es imperativo que la comunidad internacional invierta tiempo y recursos para restablecer la paz en Oriente Medio, y los Estados miembros de la UE deberían trabajar en la puesta en marcha de vías legales y seguras para que las personas refugiadas no tengan que arriesgar sus vidas para obtener protección.

Por tal motivo denunciamos y reclamamos que, en cumplimiento de la legalidad internacional, se abran vías de acceso seguras para todas aquellas personas refugiadas que, de acuerdo con la ley, tienen derecho a que se les reconozca esta condición dentro de la Unión Europea.