Mié13122017

Last update11:47:24 PM

Responsabilidad social

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
LucioTeran

-Mira, el bisnes está muy parado; hay que crear sinergias, ¡sinergias!
-Siempre puedes comprar un condensador de fluzo.
-No te rías de mí, calla y escucha.
-Lo primero no te lo garantizo.
-Tengo mucha gente contratada. Ya sé que tengo la solución de los contratos de fin de obra, pero ya no es lo mismo. Está el terreno ese que tenéis muerto de risa, no es muy grande, pero cabe un montón de sinergias.
-Oye, en serio, ¿tú sabes lo que son las sinergias?
-Como te iba diciendo, en ese solar se puede crear un edificio multiusos. No es momento de viviendas; en ese asunto ya estoy: hay bastantes inmuebles vacíos que hemos seleccionado para...
-Al grano.
-Uy, perdona. Bueno, pues se puede levantar un edificio para multitud de usos.
-¿Qué usos podrían ser esos?
-Muchos, el edificio tendría utilidad real. Siempre buscando el beneficio dela comunidad.
-Anda ¿ahora eres de esos de la teoría del bien común? Esto no me lo esperaba.
-Si no fuera porque soy unos de los siete próceres de la ciudad, me habría levantado ya. Al grano; estaría bien que se sacara a concurso la construcción del edificio multiusos, así mi empresa podría presentarse a la convocatoria, tal vez ganaría la adjudicación y generaría riqueza entre mis empleados. Yo no lo necesito ahora mismo, he cambiado de coche hace un mes; el nuevo ya ocupa dos plazas de aparcamiento.
-Aparcamiento... ¿El edificio tendría plazas de aparcamiento?
-Subterráneas.
-El terreno está en una zona con mucho tráfico, si encima hubiera aparcamiento, los embotellamientos serían memorables. Además, allí apenas hay espacios de uso público.
-Está contemplado. Y eso hace que sea más barato el proyecto. Toda vez que se adjudique la obra, se cancela la adjudicación por exigencias populares; se paga la indemnización y se modifica el proyecto: aparcamientos en superficie gratuitos, tres columpios, cuatro arboluchos y una fuente. Total, serán dos capucas de asfalto, tres trozos de madera, cuatro ramas y un grifo de hojalata. ¡Si va a acabar todo con pintadas! Se genera obra pública, se gasta poco dinero y todos contentos.
-Y ¿vas a crear una empresa dedicada a la obra pública para participar en el concurso de adjudicación?
-Oh, no. No lo necesito. Y no soy tan retorcido. Olvidas que tengo participación en el capital de siete de cada diez empresas de la comarca.
-Y ¿si la adjudicación la gana una del treinta por ciento restante?
-También salgo ganando, pero solo en interés de la comunidad. Soy acreedor de todas las demás.
-Entiendo. Y ¿cómo sabes que el pueblo se va a poner en contra del edificio multiusos? Las sinergias... No creo que contemples movilizar a los vecinos con tapados.
-Oh, no, no, no. Pero me estás dando una idea. Y más barata que el departamento que se encarga de esta parte del plan. Tengo un subdepartamento de sociología en el área de recursos humanos. Ya me han pasado el informe; acción-reacción. Fantástico, créeme.
-Uhmm, pues no sé. La Ética.
-Ya estamos con el tema. ¿No la habían quitado de los planes de estudios?
-Mira, ni voy a pasar el tema a la Subcomisión Informativa de la Junta de Delegados de la Comisión Ejecutiva para Decisiones de Cierto Calado. La S.I.J.D.C.E.D.C.C. está para otros temas más importantes.
-Bueno, era solamente una opción de bien común, de puesta en valor, de sinergias. De todos modos, si te interesa otro tema de colaboración...
-¿Tienes más proyectos?
-Sabes que siempre estoy pensando en mis subdi... conciudadanos. Por eso mi rostro está tallado en el monte Joroba. Soy prócer y es mi obligación. Tengo que devolver todo lo que he recibido de Ciudad Crujiente.
-Ya empezamos... ¿De qué se trata?
-Pues en optimizar el subdepartamento de sociología, os puedo vender un informe de previsión demográfica: las conclusiones ya se han obtenido, solo falta redactar el desarrollo del informe.
-Y ¿de dónde han sacado las conclusiones entonces?
-Bah, matices.
-Sé que me voy a arrepentir de preguntar esto. ¿Qué dicen las conclusiones?
-En dos lustros puede que aumente el número de zurdos en la ciudad; aunque es posible que no.
-Camarero, por favor, tráigame la cuenta, pagamos a escote.